BLOGGER TEMPLATES - TWITTER BACKGROUNDS »

El dos por cuatro llega a mis oídos.

Mi cuerpo danza con la melodía del bandoneón que me cuenta sus lamentos y murmulla sus secretos.


Un violín llora al ritmo del solitario violonchelo que con su grave voz llega a romper la quebrada de mis pasos. Una flauta traversa me regala sus notas que buscan refugio en lo que se está construyendo.


Mis pies danzan; mis manos se mueven; mi mente da vueltas en torno a este bella música en donde la pasión se aglomera con lo malevo; en donde de la nada los fantasmas del pasado empiezan a rondar por mi cuarto y dejo que me encierren con sus otros espectros.


Sensaciones. Sensualidad. Fusión.

La venta abierta de mi refugio invadido por la música me traé ese viento que golpea mi rostro y regala nuevas locuras de un pasado entrelazado con un presente construyendo un futuro.


Y dejo que todo fluya, sin pedir nada...